¿Cómo elegir a un buen vocal coach para que te guíe?

Parece obvio decir que un buen maestro vocal debería tener un buen oído, y no hablo de un oído musical donde le permita a él o ella cantar una canción afinada.

Aunque parece raro, esto es uno de los grandes problemas que hace que un profesor de canto no sepa dar en la tecla cuando quieres desarrollar tu voz. El motivo radica en que no está entrenado para ello.

El vocal coach tiene que tener la capacidad de escuchar, evaluar y diagnosticar tendencias y los hábitos del estudiante. Esto es sumamente IMPORTANTE.

Tiene que entender que es lo que falta, lo que necesita la voz en cada momento y cómo resolverlo. Por eso un buen diagnóstico hará que los ejercicios sean los correctos y los más efectivos.

Ahora bien, cada ejercicio que se le dé al alumno debe estar minuciosamente pensado para que el alumno avance.

El conocimiento que tiene que tener un vocal coach es crucial, porque un mismo ejercicio puede ser utilizado de manera diferente para conseguir un resultado diferente.

Son muchas las veces que me he encontrado con alumnos que en su primera clase me dice “….yo hacía este ejercicio (pongo el ejemplo del liptrill, también llamado liproll, lipbubble)  lo usaba con mi antiguo/a profesor/a…” .

Es verdad que ese sonido especifico nos puede ayudar a conseguir ciertos objetivos, pero hay tendencias vocales en las que estaría totalmente desaconsejado usarlo. Y por el mero hecho de que se suele utilizar para empezar un calentamiento, no quiere decir que ese ejercicio sea efectivo. Por eso el diagnostico previo en cada clase.

Hoy día en internet encuentras de todo referente a como cantar bien, pero también os digo, tened cuidado, porque mucha gente que cuelga tips no está capacitada para hacerlo. Quizás a esa persona le ha funcionado, o ha tomado clases de canto y luego lo comparte. Pero el hecho de que a alguien le haya funcionado no significa que para ti sea el correcto. Ni tampoco el que veas que esa persona cante bien quiere decir que esté capacitada para enseñar. Son aspectos muy diferentes.

Te pongo un simple ejemplo: si a mí me duele la cabeza y me recetan un medicamento muy efectivo para mí, lo lógico es que se me pase en poco tiempo. Pero que pasaría si un día tu me dices, “….Sol, me duele mucho la cabeza..” y yo por el simple hecho de que a mí me funcionó, te lo doy a ti. ¿Y si tú tienes rechazo a esa medicación y está totalmente desaconsejado para ti? Es probable que tú no lo sepas, pero tu médico sí, o quizás él te mande algún tipo de revisión que sea específica, porque considera que no es un simple dolor de cabeza, y utilizando toda esa información, te da el medicamento apropiado para ti.

En el caso de la voz, aunque quizás no lo parezca, el tema es muy delicado, porque en el mejor de los casos, que un profesor no sepa diagnosticar a su estudiante, será que éste no progrese o lo haga de una manera insuficiente. Pero en el peor de los casos, puedes terminar con nódulos, pólipos o hasta hemorragias. Así que mira bien a la hora de elegir a tu vocal coach. Averigua que conocimientos fundados tiene, pregunta si está capacitado para ello, pide opinión, fíjate si sus alumnos progresan adecuadamente. Si alguna de estas cosas no te convence, sigue buscando, está en juego tu salud vocal.

(en otro artículo hablaré más sobre por qué debemos tener cuidado con lo que vemos o leemos)

Hacer los mismos ejercicios clase tras clase no hará que mejores. Dependiendo de cómo estés ese día, cuanto hayas practicado desde tu última clase, y tu memoria neuromuscular, los ejercicios irán variando para conseguir corregir tu voz y llevarte cada vez más cerca de mix.

Tener la capacidad de entender cómo funciona los puentes de tu voz es muy importante que tu vocal coach sepa, porque sólo de esta manera puede darte no solamente el ejercicio correcto, sino que te dirá “cómo” hacerlo. Un ejercicio puede ser utilizado de diferentes maneras y dependiendo de cómo se use, el resultado varía. No es lo mismo una soprano que una contralto, su tesitura es completamente diferente con lo cual sus puentes, también.

Es muy importante además que sea un buen pedagogo, porque muchas veces el estudiante se siente bloqueado ya que se mueve de su zona de confort, y es ahí donde un buen vocal coach te ayudará a salir adelante, porque entiende el proceso del aprendizaje y porque conoce qué es lo que en ese momento le está pasando a tu voz, con lo cual sabrá cómo reaccionar.

Un vocal coach tiene que seguir entrenando su voz continuamente, de lo contrario no podrá demostrarle al estudiante cómo debe hacerlo. Y nunca utilizará frases descriptivas como “… coloca el sonido aquí o allí, ponlo en la máscara, aprieta el diafragma, y un largo etc…” porque como he explicado otras veces, “las sensaciones, los sonidos y las imágenes son el efecto de una función correcta, no la causa”. Cada persona tiene una sensación diferente, por eso no es correcto enseñar a través de sensaciones.

Y finalmente un vocal coach no solamente te enseña. Sino que te entrena para alcanzar tus propios objetivos. Porque una cosa es aprender y otra es alcanzar logros concretos. Y ahí es donde un coach te anima, te acompaña, te comprende y muchas veces te “lleva” a donde quieres llegar. Está atento a tus puntos débiles, pero también potencia tus puntos fuertes. A veces te hace ir con cuidado y otras veces te da un pequeño impulso para seguir avanzando. Te estimula, pero también te cuida. Y todo esto principalmente es así, porque antes, ha estado en donde ahora tú estás 🙂

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *