En este artículo me dirijo principalmente a aquellos que tienen un gran deseo de cantar, pero por temor o por timidez no lo hacen.

No son pocas las personas que creen que para cantar hay que nacer con un “don” y que si no lo tienes, pues lo mejor sería descartarlo de tu vida. Y otras veces estos pensamientos negativos son el resultado de los mensajes que recibimos del entorno social que nos rodea. Esto se debe a que todo el tiempo escuchamos en los diferentes medios de comunicación (ya sea en la radio, CDs, videos de YouTube), grabaciones de cantantes con unas voces perfectamente logradas, y programas de TV en donde sino eres lo suficientemente bueno para el show, te expulsan.
Sabes andar en bicicleta? Alguna vez te has dado un chapuzón en una piscina o en el mar?  Te responderé a estas preguntas y aprenderás en qué consiste cantar.

Muchas personas simplemente se ven inhibidas a cantar por vergüenza a ser escuchadas y a ser juzgadas comparándolas con cantantes profesionales.
Lamentablemente, lo único que logran es que su expresividad y su espontaneidad se apaguen.

Cuando somos niños cantamos, reímos y lloramos sin inhibiciones, por lo que resulta triste que perdamos algo tan natural. Muchos afirman que es un talento innato que portamos todos y no sólo un don de algunos. Está demostrado científicamente que cantar nos ayuda tanto emocional como físicamente. No debemos preocuparnos por lo que piensen los demás (frecuentemente el juicio de los demás está sólo en nuestra propia imaginación). Debemos sencillamente intentar experimentar esas ganas, que muchas veces se convierte en una necesidad..

Cantar aporta muchos beneficios físicos y mentales y por supuesto contribuye a nuestra felicidad. Pero para poder encontrar esa alegría, a veces necesitamos que nos ayuden a utilizar mejor nuestro instrumento vocal, como sucede con cualquier otro instrumento o herramienta. Todo se aprende, si tienes el deseo.

Anteriormente te preguntaba: sabes andar en bicicleta? Alguna vez te has dado un chapuzón en una piscina o en el mar?  Lo más seguro es que no necesites dar la “Vuelta a España” para disfrutar de un paseo en bicicleta. Tampoco necesitarás nadar de muelle a muelle para pasártelo bien en el agua. Pero puedes aprender a nadar lo suficiente como para experimentar el placer de hacerlo, y para sentirte más seguro. Puede que poco a poco lo hagas mejor, quizás mucho mejor si eso es lo que quieres.

Si deseas cantar, puedes hacerlo. Déjate guiar para que consigas un buen dominio y equilibrio de tu voz. Tu solo necesitas “centrarte” en expresar y disfrutar del placer de cantar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *