Bueno, esa es la famosa “pregunta del millón”. Son muchos los alumnos que vienen a su primera clase y me dicen a mí me gustaría poder cantar las notas “altas” como hace mi cantante favorito (lee ¿Notas altas o agudas?).

La mayoría piensa que si llegas a los agudos, ya eres buen cantante o ya lo tienes casi todo para serlo. Pero lo cierto es que son varios los factores que te hacen ser un buen cantante y conseguir  una “buena” voz.

Pero refiriéndome a las notas agudas, todos podemos conseguir notas agudas e incluso incrementar nuestro rango vocal (también aumentando la extensión de notas “graves” que podamos alcanzar). Intentaré explicarlo de una manera sencilla.

En primer lugar tengo que decir que las notas agudas no se consiguen haciendo fuerza para llegar a ellas, o poniendo mucho aire.

Si eres de los que al intentar cantar una nota aguda empiezan elevar el volumen (a gritar) y ves que tu voz no da más, pues tu problema es que levantas la laringe al cantar esas notas.

Comprueba esto: pon tu mano en la garganta, donde está esa protuberancia a la que llamamos “nuez de adán” o manzana de Adán”. Bien, ahora intenta empezar por una nota grave y ve lentamente hacia un agudo. ¿Sientes que esa protuberancia se mueve hacia arriba? Pues si es así, estás involucrando unos músculos que no deberías, es por eso que levantas la laringe y por más que lo intentes, así nunca llegaras a las notas agudas.

Para entenderlo mejor, cuando comemos  y tragamos (intenta tragar mientras tocas la “nuez de Adán”) nuestra laringe automáticamente se levanta, porque está haciendo el proceso de deglución. Muy bien pues si a la hora de cantar sientes que haces prácticamente el mismo movimiento, es que estás bloqueándote a ti mismo, y por eso te cuesta llegar al agudo. Por eso necesitas un buen profesor que sepa llevarte en este proceso de aprendizaje, él sabrá cómo hacer para que, casi sin darte cuenta, empieces a desbloquear esos músculos y tu voz fluya libremente.

Otra cosa importante: cuando cantamos notas agudas tenemos que tener en cuenta que nuestras cuerdas vocales se vuelven más delgadas, y por ende hay menos masa muscular. Si al cantar eres de los que ponen mucho aire, cuando intentes hacer una nota aguda, lo que te sucederá es que tus cuerdas vocales no aguantarán la presión y caerás en el “falsetto” o por el contrario, intentarás compensarlo ejerciendo más fuerza y ahí volvemos a hacer lo mismo que expliqué anteriormente.

Realmente llegar a las notas agudas es mucho más fácil de lo que parece. Sé que a lo mejor lo que te digo parece difícil de creer, pero es así. Por supuesto que como ocurre con casi todo, lleva su tiempo. No se consigue de la noche a la mañana que tu cerebro entienda que no tienes que implicar esos músculos a la hora de cantar. Piensa que si esto era lo que estabas haciendo siempre, tu memoria neuromuscular lo ha aprendido de esa manera, y por lo tanto ahora necesitas desaprender y volver a aprender correctamente. Pero para esto está el profesional que te lo irá indicando, y verás que sorprendente se te hará luego. También he de decir, que como en todo, se necesita una dosis de decisión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *